La relación profesor-alumno en el aula

Por Edistio CámereEN CLASE

El aula es, sin duda, el medio fundamental donde el docente despliega sus recursos personales y didácticos para cumplir con su labor, que tiene como eje medular la relación con el alumno. Y como toda relación humana, posee unas características implícitas y explícitas que le imprimen un sello y dinámica particular. No obstante, la relación profesor-alumno en el aula presenta algunas configuraciones que la hacen especialmente diferente de cualquier otra interpersonal:

1.- La relación entre el profesor y el alumno no se establece sobre la base de simpatía mutua, afinidad de caracteres o de intereses comunes. Más bien, se funda en una cierta ‘imposición’: están ahí sin consulta o consentimiento previos, lo cual genera -sobre todo en los comienzos de cada periodo lectivo -expectativas mutuas que se confirman o no con arreglo al desempeño del profesor y del alumno como tales. 

2.- Es una relación -bipolar de ida y vuelta- que se establece entre personas de diferente edad y grado de madurez. A la intensidad, variedad e irracionalidad de las reacciones, de los comportamientos, de las actitudes y de las motivaciones de los alumnos, el profesor debe responder con paciencia, ecuanimidad, prudencia y exigencia en su actuar, en sus juicios y en las manifestaciones de su carácter.   

3.-  La relación de docencia es una relación interpersonal pero no amical. Primero, porque la relación amistosa se establece entre dos personas en su concreta individualidad, es decir, conociéndose mutuamente. Segundo, esa relación estrictamente personal consiste en un mutuo querer y procurar, cada uno, los fines personales e individuales  del otro. 

En el trato y la relación maestro-alumno (de ‘ida’), se realiza el esquema de la amistad: aquél busca en el discípulo al individuo concreto y determinado. El hecho de que la clase sea colectiva no menoscaba la individuación concreta, porque el esfuerzo radical del profesor se encamina a descubrir, bajo lo común y general, lo propio y particular de cada educando. 

En cambio, la relación del discípulo con el maestro (de ‘vuelta’) no realiza el esquema de amistad puesto que el alumno no busca esencialmente el hombre concreto que hay debajo del maestro. La actitud del alumno, por el contrario, tiende a mantener con el docente un tipo de relación puramente profesional y externa.

El maestro se pone al servicio de los fines particulares del alumno. En la docencia, la persona del maestro se entrega, por tanto, a la consecución de los fines del estudiante. En cambio, el discípulo no se pone a su vez al servicio de los fines particulares del maestro. El maestro ‘da’ y el alumno ‘recibe’, sin devolver. El alumno -en el buen sentido del término-  es ingrato siempre; lo es por definición, por esencia. Lo es por necesidad vital, con una ingratitud no imputable al vicio y de la que el maestro rigurosamente no tiene derecho a quejarse. Pero la dedicación y la abnegación le permiten  darse cuenta de que el discípulo, con solo serlo, devuelve en cierto modo indirectamente lo que recibe. El profesor, al ser amigo y atender a sus alumnos, descubrirá realizados en cada uno de ellos sus propios fines como frutos de su entrega y esfuerzo. Entonces, la manera como el alumno corresponde y compensa los afanes del maestro consiste sencillamente en aceptarlos y aprovecharlos. 

4.- Por su condición de tal, al profesor le compete marcar el inicio, la dinámica y la continuidad de la relación. En primer lugar, porque es a él a quien corresponde generar el clima apropiado en el aula que garantice la fluidez de las relaciones con los alumnos. En este sentido, tiene en sus manos la posibilidad de fomentar un ambiente rico en situaciones de crecimiento o, por defecto, un ambiente lo suficientemente tenso e incómodo que termine frenando la expresión de las particularidades, de las iniciativas y de la participación en los alumnos.

En segundo lugar, porque para promover un clima apropiado dentro del aula conviene recordar con García Morante que “la ejemplaridad constituye un elemento esencial en la profesión del magisterio. En las otras profesiones no hay ejemplaridad, sino pura y simple eficiencia. En cambio, en el docente la eficiencia de la misma profesión viene condicionada por la ejemplaridad, porque la acción del docente sobre el educando no se cumpliría correctamente si el educando -que es sujeto percipiente- descubriera en el docente los mismos defectos o vicios contra los cuales el docente predica”.

En tercer lugar, porque la construcción de un ambiente apropiado y cálido dentro del aula reclama que el docente no enajene su responsabilidad en el control y manejo de la disciplina. Los brotes de indisciplina exigen una rápida respuesta pues atentan contra el desarrollo eficiente de una clase.  Un ambiente cálido y exigente a la vez se construye:

  • Con reglas claras y sanciones efectivamente impuestas. El docente no puede extraer de la ‘manga’ -con arreglo a su estado de ánimo- las reglas y las sanciones. Tiene que existir objetividad y continuidad. Normas pocas y claras, por lo tanto, las sanciones acordadas tienen que ser aplicadas. Por función, por ser testigo de excepción, y a mayor abundamiento porque los alumnos esperan que las reglas se cumplan, al docente le corresponde directamente el control disciplinario del aula. Trasladar por comodidad, por debilidad o por no afectar su ‘popularidad’ a los superiores, la corrección y la sanción, supone una pérdida de prestigio para el propio docente. Para los directivos representa una manera sutil de minar su autoridad, pues, al ejercerla, sin elementos de juicio objetivos, deciden parcializándose, lo que perjudica a una de las partes: al alumno o al profesor. Al mismo tiempo, el traspaso frecuente de la propia responsabilidad disciplinaria termina por desnaturalizar la figura de la autoridad dado que solo se acude a ella en su función remunerativa y se le coloca en la tesitura de tomar medidas radicales para eliminar los brotes de indisciplina.
  • El docente debe velar y cuidar para que dentro del aula los elementos físicos y materiales estén armónicamente dispuestos, ordenados y limpios. De ese modo también se contribuye a la generación de un ambiente cálido y propenso al trabajo. 
  • Organizar eficazmente las actividades a realizar con los alumnos comenzando, indudablemente, con una concienzuda preparación del dictado de clase. 

5.- La relación se establece con cada uno y con todos los alumnos en su conjunto. La percepción de lo que haga o deje de hacer el docente difiere -aunque no radicalmente- de alumno a alumno. Cada estudiante tiene sus propios “apercipientes” (Herbart), es decir, puntos de vista personales en torno a las cosas y a los acontecimientos. Por eso es importante cimentar en el aula, sobre la base de unas reglas “un sistema de referencia para poder reconocer y aceptar la realidad de otros mundos para otros sujetos sin necesidad de negar la realidad de su mundo propio. De esta suerte se crea, por encima de la diversidad de los mundos individuales, un sistema general de transferencias o traducciones que permiten cernerse sobre todos esos mundos -sobre el suyo propio también- y le ponen en posesión de uno como integración de todos los mundos individuales” (García Morante).

La expresión “esto no es justo”, aludida comúnmente por los alumnos, encuentra aquí su sustento. Máxime, cuando ante una misma indicación o estímulo el profesor procede de distinta manera con los alumnos. Por eso es importante atender los hechos lo más objetivamente posible para no generar precedentes, que luego el profesor difícilmente podrá revertir.     

6.- Cada alumno aporta a la relación su propio marco de referencia, su manera de ser, su intimidad, sus necesidades, emociones y prejuicios, que influyen en sus comportamientos y respuestas.

7.- Igualmente, el profesor aporta a la relación su propio marco de referencia, su manera de ser, sus necesidades, prejuicios y obligaciones, que influyen significativamente en sus emisiones y también en sus respuestas. Cuando el profesor no controla sus reacciones, cuando se deja llevar por sus emociones, por sus simpatías, por procedimientos en el pasado eficaces sin atender el presente, cuando trasluce su tedio, cuando externaliza su disconformidad con alguna norma del colegio, cuando extrapola machaconamente su experiencia personal como modelo de lo que debería ser o lo que se debería hacer, mediatiza y contamina la relación con sus alumnos. 

8.- La materia que imparte el docente está tan integrada a su persona que corre el riesgo de creer que aquella tiene por sí misma el atractivo suficiente para el alumno, de modo que este responda siempre con atención y con eficiencia en clase. A diferencia de lo que ocurre en la Universidad, donde los alumnos valoran y admiran el dominio de los conocimientos, en el colegio la eficacia de la instrucción pasa necesariamente por la percepción que tenga el alumno de la personalidad del profesor. Por eso el docente debe “evitar empujar la enseñanza hasta los extremos límites a que puede llegar en el conocimiento del tema. Abnegadamente debe refrenar ese ímpetu a rebasar las fronteras asignadas a su grado o materia… En verdad, no es cosa fácil sino esforzada mantener el nivel más homogéneo posible dentro del grupo. Pero es requisito indispensable. Porque el abandono de algunos discípulos equivale a la comisión de una iniquidad por parte del profesor. Las consecuencias son perjudiciales para el niño o el joven” (García Morante). 

9.- La relación profesor-alumno que se establece no es gratuita de entrada. Al comienzo se basa en la apreciación de papeles establecidos que con la continuidad se delimitan, se precisan y consolidan. La función del docente contiene más funciones y es más amplia: instruye, estimula, corrige, forma y orienta. Cuando el docente es íntegro conoce su materia, es cálidamente exigente por ser ejemplar, logra el afecto y la admiración de sus alumnos. Su prestigio mueve al alumno a responder con respeto, atención e interés por su curso.

10.- En la relación con el alumno interviene otro elemento que es fundamental para su sostenimiento: la axiología y principios del colegio, que el docente debe procurar encarnar; de manera que, desde su ámbito, contribuye eficazmente al logro del perfil del alumno, en el cual está comprometido el centro educativo.

120 pensamientos en “La relación profesor-alumno en el aula

  1. Qué importante es la relación entre el profesor y el alumno, por eso es tan importante contar con verdaderos ‘maestros’ en todo el sentido de la palabra y que los que estudian para ser docentes se den cuenta que su prepararción deberá ser integral ya que aquí no bastarán sus conocimientos cinetíficos, sino morales y sociales para poder servir de buen ejemplo y referencia a los alumnos que pasen por su vida. Se requiere que el maestro pase por la vida de los alumnos no solo para enseñarles una determinada disciplina, sino para que deje una marca en ellos como guía en sus vidas, para bien.

      • Estimado señor: Poco o nada puedo comentar si ya ud. desde su posición califico el artículo. Calificar despectivamente un artículo es un modo de opinar; ciertamente es más constructivo, positivo y estimulante cuando se exponen argumentos a favor o en contra de un escrito. Así uno también puede dar los suyos, de esta manera se hace labor intelectual.
        De todas maneras, gracias por tomarse el tiempo de leer y escribir sus comentarios.
        Cordialmente
        Edistio Cámere

  2. personalmente puedo decir, para que el alumno/a se sienta comodamente comprendio y para que su aprendizaje sea la stisfaccion del docente sea necesario mantener una comunicaion acuanime, placentero, y estecha confianza entre ambos actores de la educaion.

  3. Si bien es verdad que el docente debe comprender al alumno para saber sus necesidades y debe marcar una huella en sus recuerdos. Pero el establecer una relación de amistad con el alumno ¿no le dará un cierto grado de objetividad al maestro e incluso llegar a ser dadivoso con las evaluaciones de este?

    • Estimado Luis.
      Ciertamente es un riesgo; pero si con su amistad el docente procura el bien del alumno
      lo último que querrà aquel es engañar a su discipulo yendo contra la verdad y al fin contra su mejorameinto personal.
      Gracias por su comentario.
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  4. Muy buena la información ya que soy docente de primaria y me ayudará en mi labor educativa, pero necesito ayuda para saber que hacer con un alumno que le lanzó el escritorio a una alumna de su mismo salón (6o. grado primaria) y la compañera docente juntamente con el Director de la escuela no hicieron nada para corregir esta falta. Ya que ese muchachito es un cafre, ya tiene más de la edad para estar en la primaria y golpeó a la niña en una vértebra y esto con el tiempo le puede repercutir en su salud, por favor envienme respuesta al respecto, yo soy la madre de esa alumna lesionada y estoy furiosa con el alumno agresor, maestra y director por ser tan negligentes. Gracias. Karina de Guatemala.

    • Estimada Karina
      Gracias por escribirme. Es dificil aventurar una opinión desde lejos y sin tener una comprensión global de dicha situación. Sin embargo, me parece importante: ¿La acción realizada por el niño fue a consecuencia del juego? ¿Fue intencionada? ¿Fue accidental? ¿Es el comportamiento del niño habitualmente agresivo? o ¿Es primera vez que lo manifiesta? ¿Sus compañeros estuvieron presentes? ¿qué refieren al respecto? ¿Qué argumentos expresa la profesora del aula? ¿El hecho ocurrió en el recreo? ¿en el aula,estando o no un profesor? ¿En general, los profesores gobiernan con eficiencia su aula? etc. Sí usted hizo las averiguaciones del caso y, en efecto, es una agresión comprobada del niño me parece que está en todo su derecho para presentar su caso, a una instancia superior, con copia al director. Si aún así no hay respuesta satisfactoria, y, más bien en el aula el clima no es el apropiado para el desenvolvimiento de su hija, sólo en ese caso, valdría la pena buscar otra escuela.
      Sin embargo, situaciones como la que menciona, aunque dolorosas, a veces ayudan a mejorar ostensiblemente la escuela.
      Le sugiero que escriba sus reflexiones, detallando los hechos ocurridos. Esto le permitirá con objetividad argumentar mejor sus opiniones.
      Lástima que no pueda ser más puntual en mis comentarios pues, desde lejos, no es fácil.
      Cordialmente
      Edistio Cámere

      • El drama esta cuando el maestro no averigua, acusa dejando se llevar por su juicio humano,
        los maestros de ahora. solo piensa en el sueldo. y nada más , una vice directora me contesto de que las maestra solo están para enseñar y no para cuidar, si entiendo que hay muchos chicos. Pero que padre dejaría que una maestra irresponsable eduque a su hijo. Las maestras solo encuentran dificultades a la hora de ir al aula, siempre hay 3 o4 cuatro niños discapacitados 5 o 6 que los padres no le presta atención 5 o 7 que se portan mal, 5 a 8 que van atrasados, de los 6 años que mi hijo va a la escuela solo encontré 3 maestras que se comportan como son el resto una vergüenza que marca la hora nada más, los padres desvariamos poder calificarlas, mi hijo se quedo en segundo saben cuantos más 15 chicos más de 28 alumnos, son los niños o los maestro, los niños no son como los de antes pero las maestra siguen actuando y trabajando igual que siempre, si no se actualizan, mayor sera la cantidad de niños que dejen la escuela antes de terminar la primaria, ellos se cansan de las clases monótonas que tienen. El conocimiento de las maestras le esta saliendo canas y arrugas pero no pueden hacer nada ya que ellas mismas perdieron el canino de enseñar.

    • buenas tardes. pienso que tanto el profesor como el director deben actuar, de lo contrario si el niño la sigue agrediendo lo mejor que puedes hacer es cambiarla de institucion.claro sin reclamos agrecivos hacia el niño ya que eso puede permitir que se desarrolle contra la niña momentos de rabia cada vez que la vea,trata de conocer al joven y de generarle confianza,de lo contrario cambiala de institucion.es lo mejor

      • Alfredo, gracias por el comentario y concuerdo con usted. El buen clima entre los alumnos de conseguirse corporativamente, es decir, director y profesores. No es una tarea para uno o un grupo. El profesor debe sentir que es respaldado por su director, tanto en la toma de decisiones como en las acciones asumidas en la generación del respeto mutuo entre alumnos.
        Cordialmente
        Edistio Cámere

  5. gracias es un importante el aporte cultural a la educacion del peru,uds nos esta ayudando,a mejor nuestro trabajo en aula como lideres frente a nuestro quehacer docente en diferntes cabios gracias prof g q b mog

  6. muy buena la informacion que nos proporciona..pero..
    hablando de como debe ser la relacion de docente-alumno…mi pregunta es la siguiente..
    segun lo que lei asi deberia de ser..mas sin embargo..
    ¿como es realmente la relacion docente alumno en escuelas privadas y en publicas?
    espero su cordial respuesta.
    gracias
    alma cepeda mexico

    • Estimada Alma
      Gracias por su pregunta. El como tiene que ser la relación en cada caso particular, depende del docente. De su sapiencia profesional, de su calidad humana, del afecto a sus alumnos y de su pasión por la docencia. Existe lo que se llama el conocimiento prudencial que es la aplicación de los criterios a la realidad concreta. No es fácil porque las situaciones son distintas como lo son las personas. Sin embargo, la serenidad es un valor importante que nos permite no reaccionar en la misma forma que lo hace el alumno. Ante una conducta irracional el docente debe oponer la ecuanimidad. En la medida que emita conductas parecidas a la de sus discentes pierde objetividad y, entonces ya no educa queda preso de su subjetividad. La relación se hace positiva cuando buscamos el bien- concreto- de cada alumno. Es una lucha personal constante porque a veces nos gana el caracter, el cansancio y la rutina. El renovar la ilusión profesional cada día ayuda mucha. Las conductas inapropiadas de algunos – pocos- docentes no debe ser motivo de desánimo. Educar cuesta esfuerzo, sin duda.
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  7. me parece un articulo muy bien fundamentado y muy real, espero que pueda recibir mas informacion sobre la educacion, ya que soy profesora de primaria y estoy cursando la maestria y esto me sirve mucho.gracias

  8. Me gustó mucho el artículo, ya que me apoya para confirmar que las relaciones que establecemos con los alumnos pueden se propicias y efectivas para el aprendizaje o todo lo contrario. Mis agradecimientos por escribir y tambien me encantaría tener bibliografía al respecto.
    Mtra. Mejía desde Puebla, México.

    • Sra. Mejía
      Gracias por su comentario que no hace sino confirmar su condición de buena maestra, preocupada e interesada por todos y cada uno de sus alumnos. En cuanto a la bibliografía solicitada tan solo me permito sugerirles dos libros de los cuales soy autor: La educación: más allá de las aulas y Piezas Claves en educación. Si tuviera interes en conseguirlos puede entrar a Perubookstore.com a través de google
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  9. me alegra mucho haber encontrado un tema como este, no pertenesco a la docencia pero si participo de la otra parte como alumna, y mi comentario al respecto seria que articulos como este deberian darles a todos los educadores para que se mejore la relacion docente alumno….. muy buen articulo, gracias.

  10. la RELACION entre docente alumno es muy importante,el docente siempre tiene que estar al servicio de sus alumnos ser amigable y un buen amigo dejar huellas en ellos para motivarlos a seguir estudiando y que cada dia sean m,ejores personas
    ser el mejor ejemlo a seguir para ellos.

  11. El artículo es bueno, sería grato relacionarlo, quiza en un futuro con la comunicación no verbal, por que muchas veces lo que no se dice es lo que no se dice es lo que castiga,

    • María
      Muchas gracias por su comentario y por su sugerencia acerca de como puede influir la comunicación no verbal. El silencio, los gestos o las suposiciones son más “duros” que el mismo castigo. El desarrollo de esa idea lo tomaré como un atractivo reto en un futuro no muy lejano.
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  12. hola entreeducadores me parece una excelente información; soy estudiante en educación primaria y estoy dando mi servicio porque en julio concluyo mi licenciatura. Es un poco dificil la situación que se presenta en el aula y más triste no poder intervenir con las ideas del profesor encargado del grupo, en lo personal es un maestro tradicionalista y muy gruñon, suele gritar y no tolera que los alumnos esten de pie, si un niño se levanta para interrogarle sobre algo que no comprendió se pone como un ogro (asi lo describen los alumnos), tampoco me parece la forma en la que trabaja. Intenté platicar con él pero solo para que terminara regañandome como tres ocasiones delante de los niños, son varios factores que en lo personal no ayudan al aprendizaje y peor aun, no quieren tener clases con él…
    Me gustaría tener contacto con ustedes podrían enviarme un correo electrónico o no sé, para contactarme con alguien y así aclarar algunas dudas que aun no logro comprender.
    Que tengan un maravilloso día =)

    • Estimada Aura Javier
      Primero mi agradecimiento por tus comentarios. En segundo lugar, debo decirte que -aunque suene contradictorio – la conducta de ese profesor tiene para tí lado positivo: te motiva y te compromete a ser de verdad un muy buen profesor. Es bueno preguntarse ¿por qué es así ese profesor? Es probable que en algun momento de su vida perdió el contacto con la vocación genuina de la docencia. Esta vocación, mantenla siempre encendida, lucha para que no se apague, mejor aún para irradie calor a los que estan a tu lado: los alumnos. Tercer lugar, encantado de intercambiar ideas, experiencias y consejos. Mi correo es direccion@proforhum.org.pe
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  13. hola a todos tengo una inquietud y espero me puedan ayudar? una compañera de clases se lanso de manera despectiva sobre la profesora mi desespero es por que soy vocero del aula pero ese dia no asisti a clases y la profesora me pidio que hablara con esta compañera

    • Estimado Leonel
      Gracias por escribirme. Rescato la actitud de tu profesora que seas tú el que aborde el problema. Señal que respeta tu espacio y que busca una solución educativa. Desconozco, obviamente, la razón que motivo de esa reacción en tu compañera. Ya más calmada y de seguro compugida por su actitud, acercate a ella cordialmente, sin calificarla, tratando de comprender el por qué. Deja que se explaye. El objetivo final es que reconozca su mal proceder y se disculpe ante la profesora, creo que ésta espera esa respuesta. Tu posición como vocero del aula garantiza te facilitará el ser escuchado con atención. Es una buena oportunidad para demostrar tu liderazgo al servicio del crecimiento de tus compañeros. ¡Animo!
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  14. Buenas Tardes.
    Tengo unas preguntas que me inquietan mucho y son sobre la relación profesor-alumno…
    Como sabemos todos, actualmente existe la famosa red social Facebook, la cual es apta para todo público. Bien, entonces, ¿puede un profesor enviar una solicitud de amistad mediante facebook a sus alumnos? En caso de que sí, ¿puede chatear con ellos? ¿No es un caso conocido como “acoso”?
    Tengo esta duda, ya que una profesora ha agregado a todos sus alumnos, y por lo visto ha estado revisando sus facebook, fotos, comentarios y demás. Lo que me parece desconsiderado es que mismo en el aula se ponga a hablar sobre que no se deben subir ciertas fotos o ciertas cosas. Eso deja en evidencia que revisa fotos y comentarios.
    En mi caso, revisó mis fotos, comentó algunos estados, y hasta se puso a chatear conmigo, sacándome información de si algunos de mis compañeros han estado hablando de ella, en este caso por un problema que tuvo con una de mis compañeras de curso. Me parece fuera de lugar que me haya involucrado a mi en ese tema, y a otros compañeros.
    Gracias, espero su respuesta.

  15. Me resultó muy estimulante el artículo compartido.Soy Lic.en trabajo Social y hace menos de dos años que ingrese a trabajar en un gabinete psicopedagógico en una escuela urbano-marginal(Córdoba-Argentina). Estoy muy preocupada por el modo en que algunos docentes se vínculan con sus alumnos. Sus discursos y maneras de referirse hacia ellos es lamentable “son irrecuperables, estamos perdiendo el tiempo con estos chicos, no quieren aprender vienen a pasar el tiempo, son unos vagos como sus padres..”. La realidad socio-familiar del 60% de los alumnos es problemática (violencia familiar, desempleo, adicciones…). Yo trabajo mucho con los alumnos de modo individual y sus familias, intento generar espacios de diálogo entre el alumno-docente. Pero siento en este momento que me desbordó la violencia discursiva de muchos profes y no sé como abordarla de modo estratégica e integral. Espero sugerencias.

    • Valeria
      Muchas gracias por su correo. Primero, debo resaltar su disposición para enmendar las cosas. Segundo, hay tanto por hacer que uno se descorazona. Tercero, es buen comenzar acotando espacios y oportunidades. Un profesor convertido para el buen trato con los alumnos, será un ejemplo y estímulo para otros. Cuarto. No es una ley, pero un profesor que “califica” a su alumnos, no la pasa bien personalmente, (supongo que sus modelos siginificativos, también lo habrán calificado) Por eso es bueno – ya que tiene la posibilidad – de hablar con cada profesor, uno a uno. La falta de apoyo de la alta dirección, los problemas personales o familiares, falta de ilusión profesional que con los años se va perdiendo (…) entre otros, son motivos que aquejan y pueden explicar el comportamiento del docente. La autoridad del docente se esta perdiendo ante el poco respaldo de las autoridades y de sus padres. Los chicos accionan, el docente reacciona. Como no pasa nada, los chicos siguen accionan y el profesor explota… Su trabajo propicia al dialogo, no pierda que a través de aquel podrá conseguir frutos. Vale la pena luchar por devolver a la educación la calidez, la acogida, el respeto y el afecto, tan necesarios para el mejor aprendizaje. Animo
      Cordialmente
      Edistio

  16. Me pareció muy bueno el articulo y la única duda que tengo es si
    el autor al que se refiere en el texto es García Morante o Morente?
    espero su pronta respuesta.

    • Camila
      Gracias por su comentarioy por la tarea que me encomendó. Efectivamente fuí a la fuente y comprobé mi error: el apellido correcto del gran filosofo español es García Morente.
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  17. Dr. Edistio Cámere lo felicito por su articulo, y quisiera aprovechar de acuerdo a sus conocimientos y su experiencia quiero elaborar una tesis doctoral de los factores: relacion maestro-alumno, motivación, y autoconcepto lo anterior dentro del aula con el fin de combatir el bajo rendimiento académico, tal vez pueda porfavor orientarme, aconsejarme y recomendarme algunas direcciones electronicas, libros, textos, etc, Me despido de usted enviandole un respetuoso saludo de mi parte. ATTE. Eduardo Delgado S. Cuauhtémoc, Chihuahua, México

    • Estimado Eduardo.
      Gracias por leer el blog y escribirme. Con mucho gusto le alcanzaré las orientaciones que me solicita y las que quiera después requerirme. No obstante, sería bueno – para ser efectivo en mi aporte- me introduzca al corazón de su tesis. Por el momento puedo recomendarle a García Morente, en su libro Escritos Filosificos aborda la relación profesor- alumno. Bernardo Carrasco, habla muy bien acerca de la motivación. Ambos son españoles. La relación profesor – alumno también puede ser analizada desde la perspectiva de Carl Rogers un psicologo de la corriente autodirectiva y la teoría personalista de Mounier puede ser interesante. Dado que la relación se establece entre personas, su comprensión puede ser deducida desde la filosofía Educativa. Franciso Altarejos y Concepción Naval tienen un buen texto al respecto (Editorial EUNSA, España) Es un tema apasionante este de la relación profesor – alumno que requiere hacer camino.
      Si gusta podemos seguir intercambiando ideas, sí le agradecería me ponga la corriente de sus hipotesis o de sus proposiciones que justifican su interes.
      Muchas gracias
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  18. Gracias por atender mi solicitud Dr. Edistio Cámere, espero se encuentre bien y despues de saludarlo paso a decirle, que estoy iniciando a elaborar la tésis, y me gusta el tema de la relación maestro alumno dentro del aula con el fin de abatir el bajo rendimiento académico, pero no se tengo duda si me quede corto con solo considerar estas variables o cualidades (relacion maestro alumno y rendimiento académico), o tenga que considerar también motivación, autoconcepto que son las que me interesan o más por ser una tesis doctoral, que opina usted de acuerdo a su experiencia???? me puede porfavor orientar en algo o en mucho????? disculpe si abuso de sus conocimientos y experiencia de antemano le doy las gracias por atender mis inquietudes Dr. Edistio Cámere le doy las gracias por sus finas atenciones y le énvio un respetuoso saludo de mi parte.
    ATTE.
    Eduardo Delgado S.

  19. disculpe lo que no entiendo si es buena una relacion de amistad que no limita nada entre alunma y profesora en buenas intenciiones,
    pero me dicen que” la pedagogia no da mas que una asignatura al a alumno y no va mas aya” y pues quiero informarme bien si no en realidan esta bien
    o mal esta amistad.y pues me da coraje que dijan que esta mal y yo solo nose quiero ser su amiga.
    Gracias, yuliana y espero y me responda.

    • Yuliana, Gracias por escribirme. El profesor puede acercarse e interesarse por un alumno – ser amigo – tan solo para ayudarle a ser mejor, es decir, a formarse. Esperar que aquel me devuelva el afecto siendo mi amigo, es cambiar en sentido de la relación profesor-alumno. El profesor debe querer a sus alumnos para lograr de ellos su máximo desarrollo humano posible. Ud. quieralos, compréndalos y será fecunda su tarea educativa.
      Cordialmente
      Edistio Cámere

      • gracias por su cometario , pero entonces esta bien algo la amistad, pero mientras tenga nadamas estudio si eso es algo que agradesco de los profesores que nos ayuden a desarrollarnos en nuestra educacion…. gracias

  20. muy bueno su escrito sobre la relacion maestro-alumno, me gustaria que hiciera algun comentario sobre el tema ::el maestro que hace diferencias entre sus al umnos.Desde ya muy agradecid a patricia de argentina

    • Patricia, gracias por su comentario y por haber leido el blog. Hacer diferencias entre los alumnos puede entenderse de dos modos. Negativamente, cuando aquellas señalan preferencias. Preferir a alguien en perjucios de otros en un aula produce malestar: todos los alumnos tienen la esperanza que sus esfuerzos serán valorados y los malos comportamientos inhibidos todos por igual. En este sentido, la preferencia habla de una cierta inmadurez por parte del profesor al dejarse llevar por sus simpatías o afectos. Positivamente, cuando se atiende a la diversidad, cada alumno en base a sus caracterìsticas personales o necesidades debe ser tratado. Esta buena practica no genera un mal recibimiento por parte del resto de los alumnos. Si un alumno falta por enfermedad y se le atiende personalmente cuando retorna al colegio o cuando a un alumno se le anima publicamente porque finalmente pudo con un problema, es hacer diferencias pero ordenadas a la categoría de ser singular e irrepetible.
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  21. precupada por el mal comportamiento generalizado delalumnado, la falta de respeto hacia el docente, la falta de disciplina, esta bien que al alumno se le permita expresarse pero ya raya en lo intolerable.

    • Estimada Profesora: Existe un dicho que reza: “Lo valiente no quita lo cortès” Que en buen romance significa que la expresiòn de los alumnos no afecta el buen gobierno del aula por parte del profesor. La disciplina no es tarea de un solo profesor, es una tarea corporativa, que compromete a todas las instancia de una escuela. Comparto su preocupaciòn porque la indisciplina como una mala corriente se esta extendiendo en muchos colegios. Por respeto a los docentes y a los mismos alumnos, es momento de tomar acciones. Sin gobierno del aula la relaciòn enseñanza-aprendizaje se resiente sobre manera…. luego los vacìos en su formaciòn dificilmente se llenaràn afectando a la entera sociedad. Mucho ànimo.
      Cordialmente
      Edistio Càmere

  22. Estoy en mi úlitmo año de la secundaria y estoy haciendo un trabajo práctico sobre la discriminación por parte de las autoridades hacia los alumnos. Pero en este caso sería la discriminación en cuanto a cómo las autoridades limitan el acceso a herramientas que fomenten la propicia educación de los jóvenes y que de ese modo ellos no puedan explotar todo su potencial; es decir que los alumnos no tienen las oportunidades necesarias y debido a ello pierden el interés por su educación.
    Leí tu texto y tus comentarios y la verdad me ayudaron muchísimo, quisiera saber si podrías opinar sobre la temática de mi trabajo. Gracias!

    • Ailén: Gracias por escribirme y leer el blog. El caso que propones, en sentido estricto, no aparece como una discriminación, a no ser que te refieras a que algunos de tus compañeros no reciben lo necesario para su aprendizaje. Si unos sí y otros no, es discriminación. Si ese no fuera el caso, entonces estaríamos frente a un asunto de justicia, es decir, el colegio no estaría dando lo suyo a cada quien: a la escuela corresponde enseñar con todos los medios a su alcance. A su vez no estaría cumpliendo con su fin, al no hacerlo, engaña a los padres y alumnos.
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  23. Hola que tal… Como todo buen educador siempre debe pensarlo dos veces y en ocasiones hasta mas para que sus actitudes con y hacia sus estudiantes sean buenas, satisfactorias y desde luego productivas; sin embargo quisiera que me responda lo siguiente: Como deberia ser realmente el desarrollo axiologico de los docentes para mejorar la institucion educativa en la cua se labora?

  24. Buenos días a todos… Me ha parecido muy interesante el artículo porque estoy en la actualidad preparando un trabajo sobre los beneficios de la relación de amistad entre un profesor y un alumno. Mi experiencia personal me lleva a afirmar que no solo es posible la relación de amistad entre un profesor y un alumno sino que puede llegar ser una de las mejoras experiencias que sienta un alumno en su vida, ya que un profesor-amigo puede hacernos descubrir cosas tan maravillosas como la aventura del saber y la importancia del aprendizaje. En mi caso personal ha sido en la universidad y puedo afirmar que me hubiese gustado tener esta vivencia con mucha anterioridad en mi vida para haber encaminado la misma mucho antes. Esta relación de amistad sí que es verdad que puede hacer que el profesor sea subjetivo en cuanto a valoraciones hacia ese alumno-amigo como se señala en el artículo, pero creo que esto es indiferente si el profesor consigue su finalidad que es transmitir lo que un profesor tiene que mostrar que es, la importancia de lo que enseña y aún más el deseo de volver a leer eso que enseña y disfrutar al hacerlo gracias a sus consejos, sus ideas, etc. Y para ir un poquito más lejos puede incluso conseguir que nos interesemos por la educación y valoremos su profesión y aprendamos a aprender. Por si a alguien le pueden parecer excesivos mis halagos hacia este profesor, no nos une nada más que amistad, un término que en sí mismo sólo nos dirige hacia el bien, entonces ¿Por qué motivo va a dar lugar a algún mal?
    ´Verdad es que no se puede obligar a nadie a que sea tu amigo o al revés, y que este vínculo surge de forma inexplicable muchas veces. Pero creo que se puede potenciar a que ocurra con mayor frecuencia en las clases tanto en el contexto educativo del instituto como en el de la universidad. Aquí se debe tener en cuenta al profesor que es la persona más capacitada para conseguir esta relación, además este debe saber de qué manera no perjudicar a otro alumno que no haya conectado de esa forma con él. Pero para ir más allá y tras mi vivencia particular, afirmo de forma rotunda que se puede lograr que un profesor sea amigo de toda una clase y que los alumnos de la clase sean amigos del profesor, esto es algo de máxima dificultad, pero tras mi experiencia fue algo muy sencillo, y no solo conseguimos que el profesor fuera nuestro amigo sino que cada alumno considero al otro amigo y le respeto, le valoro y consiguió ver las virtudes de cada uno. Fue una vivencia única y maravillosa, que cambio mi vida, me dio fuerza para continuar en busca de mi leyenda personal y no cerrarme puertas por mi situación personal, y además puedo confirmar que no solo disfrute aprendiendo sino que además aprendí mucha información que me acompañará el resto de mi vida.

    Un profesor amigo, te puede abrir muchas puertas cerradas, muchos mundos inimaginables y hacer que creas en ti mismo y en tus posibilidades, por todo esto debo señalar que aunque tengo varias relaciones de amistad, esta es la más maravillosa que he tenido en mi vida porque me ha enseñado a aprender. Este profesor ante todo fue buen profesor pero consiguió a la vez ser amigo.
    Por todas estas razones no creo que una relación de amistad entre profesor y alumno sea perjudicial, sólo puede traer beneficios como toda relación de amistad, si no es así es que quizás deberíamos utilizar otro término para el vínculo alcanzado ¿?

    • Alfonso, es una buena pregunta. He citado de memoria a algunos autores como García Morente pero en general son reflexiones personales, a partir de la observación y del pensar. Sobre el tema en particular presentaré una ponencia en un congreso que se realizará a mitad de año en la ciudad de Piura (Perú) en la que si es preciso que cite fuentes bibliograficas. En su momento la colgaré en este blog.
      Gracias por comunicarse conmingo.
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  25. QUE PASA SI UN MAESTRO ANTES DE QUE DE CLASES EN UNA UNIVERSIDAD TIENE SU NOVIA Y RESULTA QUE EL EMPIEZA A DAR CLASES DONDE ESTA SU NOVIA Y EN EL MISMO AULA ??? QUE PASA SI LA RELACION YA EXISTIA ANTES DE QUE INGRESARA A DAR CLASES AHY ??? URGEEE

    • Diana
      Mientras sea prudente y equitativo, es decir, no tenga preferencias marcadas, no pasa nada. Es más hasta podría ser un gran estímulo para preparar mejor sus clases.
      Gracias por escribir a este blog
      Cordialmente
      Edistio Cámere

      • Wendy, gracias por tu comentario. Si es menor de edad el alumno, la relación docente debe más afectiva, prudente y acogedora, de manera que el alumno pueda expresarse con espontaneidad para formarle mejor. El buen humor y la constancia también son buenas aliadas.
        Cordialmente
        Edistio Camere

  26. Pingback: La relación profesor – alumno | Blog de cursodirecto: cursos online para particulares

  27. Pingback: Ensayo Cindy « cidadiesgakama

  28. a mi me gustaria saber que pasa cuando un profesor se niega a llevar de excursion a una niña de 3 años recien cumplidos porque dice que tiene una actitud desobediente y no se hace quiere responsabilizarse en una salida .me pueden contestar porfavor

    • Mari
      La situación no es usual. Me faltan datos para tomar una posición definitiva. Me parece prudente que la madre converse con el profesor para que éste explique el por qué de los calificativos, en qué momentos la niña desobedece…etc. de manera que mediante un trabajo conjunto se pueda corregir tal comportamiento, si fuese el caso. También serviría la conversación para que el padre advierta que la negativa de llevar a excursión al niño se debe a la falta de gobierno o autoridad del profesor. Siempre es bueno escuchar la otra versión. Además, la intención de la escuela es educar al niño dentro del contexto escolar que por lo general el padre desconoce por no estar presente. La confianza mutua es clave para que el niño desarrolle potenciando sus habilidades o corrigiendo sus debilidades.
      Gracias por escribir
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  29. QUE HAGO CUANDO LOS ALUMNOS NO ME VEN EN LA ESCUELA SECUNDARIA COMO UNA PERSONA MAYOR? MI ASPECTO ES MUY JUVENIL A PESAR DE TENER 28 AÑOS. lOS ALUMNOS HACEN CHISTES JUEGOS, MOLESTAN MUCHO EN LA CLASE. NO SE QUE ACTITUD DEBO TOMAR PARA DISCIPLINARLOS. CABE DESTACAR QUE LOS TRATO CON RESPETO, CARIÑO, NO ME SIENTO BIEN REGAÑANDO A LOS ALUMNOS.CREO QUE ME VEN MUY SENSIBLE Y NO ME RESPETAN. . TENGO 6 AÑOS TRABAJANDO CON ALUMNOS DE 12 A 17 AÑOS.

    • Estimada Alejandra. Gracias por escribirme. Interesante tu preocupación que ya el escribirla y reconocerla es un gran avance. La edad no es un obstáculo para que los alumnos respeten al profesor. En tu caso, estas pendiente de tu edad lo cual te resta seguridad. Te seguiero que te enfoques en tu realidad: eres una maestra. Lo suyo es preparar muy bien sus clases, poner orden cuando las circunstancias lo ameritan. Cuando impongas una sanción mantenla hasta el final, no dejes que sus quejas puedan contigo. Tu estás en clase para que enseñes y los alumnos aprendan. No estas para consentirlo ni que pierdan el tiempo, por tanto, convencente que tú puedes hacerlo y bien. Comienza tus clases cambiando la rutina de inicio de modo que cada día los sorprendas. Vale la pena que identiques a aquellos alumnos que son los más “difíciles”; conversa con cada uno a uno, no en clases, quizá en el recreo. Que vean en tí un profesor dispuesto a ayudarles pero sin concesiones. Otra detalle, observa el dictado de clases de tus colegas que saben gobernar su aula. Estoy seguro, que saldrán bien parada de esta situación incomoda. Animo. Cuentame luego como te va yendo.
      Cordialmente
      Edistio Cámere

      • Laura, gracias por tomarse el tiempo de hacerme un comentario. En verdad, si todo es tan fácil como ud. sugiere en educación, entonces, la animo a que con su experiencia e idoneidad contribuya iluminando el camino de muchos docentes que se esfuerzan en sacar adelante su propio quehacer.
        Cordialmente
        Edistio

  30. Encontré este sitio de casualidad y quisiera saber algo… Tengo 16 años y siento que mi profesora de matemática de la escuela es como si fuera mi amiga. Podrías decirme si esto es posible? Mira, una inquietud que tengo es saber si después de que yo termine la escuela secundaria y ella dejara de ser mi profesora, podría darse algún tipo de amistad? Cómo reaccionaría ella si le pido su correo electrónico para seguir en contacto, por ejemplo? Soy una chica madura y creo que más que nada, es por eso que nos llevamos tan bien con ella. POR FAVOR, quisiera saber si esta conducta que tengo es normal que suceda y qué podría hacer al respecto!!! Muchísimas gracias, espero tu respuesta.

    • Estimada Cata: Gracias por escribir y mandarme tu comentario. Tu profesora debe ser muy buena dictando su materia y, además cercana a sus alumnos. La mejor profesora o profesor es quien logra ser admirado por sus alumnos y despierta en ellos el deseo de aprender más y ser mejores. Con un profesor así provoca dialogar porque uno se siente a gusto. Es probable que ante una alumna con buena disposición la profesora también quiera conversar con ella. Cuando existe afinidad, el trato personal fluye fácil. Aprovecha este tiempo en que todavía estas en el colegio para hablar con ella. ¡Hay tanto que uno puede aprender de otra persona! Luego cuando concluyas tus estudios escolares será natural que mantengan esa buena relación. Tener alguien que nos escuche y oriente es un gran cosa y mejor si es un profesor que nos conoce. Animo.
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  31. Edistio, soy yo otra vez. Quiero agradecerte por responder mis inquietudes de adolescente, porque además me tranquilizaste al saber que es algo que suele suceder. Lo curioso de todo esto, es que ella es una gran profesional, a quien admiro mucho… pero no es tan cercana a sus alumnos. De hecho, se siente más cómoda imponiendo distancia entre ella y mis compañeros. Supongo que esto lo hace para que la respeten más y que los chicos no se abusen de su confianza, lo cual entiendo perfectamente. Pero siempre me causó extrañeza ver lo cercanas que somos nosotras, y a la vez lo distantes que son ella y el resto de mis compañeros. Por qué yo soy la excepción? Por este vínculo que tenemos, también me gané varias burlas por parte de los chicos. Igualmente, no me importa demasiado, ya que tengo a un maravilloso ser humano a mi lado que me escucha en todo momento y claramente es ella. De verdad me estás ayudando mucho con tus respuestas!, ya que no me es posible hablar de esto con nadie. Saludos!

    • Por cierto, me gustaría saber si podría contactarme con alguien vía correo electrónico o algo así, para poder intercambiar experiencias y aclarar algunas dudas. Desde ya, muchas gracias y perdón por la molestia.

  32. Hola soy Mirella estoy estudiando la Lic. en Trabajo social voy en 8° semestre, y para la materia de Seminario de investigación II, escogí el tema de las relaciones interpersonales docente-alumno en el aula de estudio para mi protocolo de investigación, mi inquietud nace cuando en una materia la muestra ejercía su poder de manera autoritaria, sin embargo creo que su metodología como de enseñanza era muy buena, pero la relación docente-alumno no promovía un clima apropiado dentro del aula, conflictuaba a las alumnas generando competición, ejercía un liderazgo autocrático, que a mí me causaba un gran estrés, hasta el hecho de soñarla negativamente.

    Cuando participaba en clase me decía:
    no te adelantes, no cambies el tema, me callaba, hacia caras cuando algo no le parecía, era una exanimación continua sobre quien sabe más entre las alumnas, algunas las felicitaba en sus participaciones, y a mí como a otras alumnas nos menospreciaba, trate de sacar la materia con mis mejores calificaciones para demostrarle mis capacidades y que yo podía mas, me parecía absurdo hacerle ver a quien tenía delante, pero así era como tenía que tratar a esa maestra, con pincitas para que no se molestara, todas las alumnas estaban inconformes pero nadie se quejaba con ella, porque tenían temor. Al contrario de otros maestros que me hicieron descubrir cosas tan maravillosas como la aventura del saber y la importancia del aprendizaje.

    Ahora para mi materia de Seminario de investigación II, decidí hacer un protocolo de investigación sobre ¿Cómo son las relaciones interpersonales entre docente- alumno en el aula de estudio como espacio de formación? La reacción de los docentes del departamento de Trabajo social a tal investigación fue de total repudio, me cuestionaban del porque de mi investigación mi profesora pidió a otro maestro cual era su opinión al respecto de la investigación, el profesor responde:

    ¿A qué te huele esto? imagínate como me sentí… me decían que tenía que modificar la investigación porque tenía que presentarla a la jefa del departamento para que le diera el visto bueno, y pudiera aplicar el instrumento de medición que es un cuestionario de preguntas abiertas de tipo cualitativo, cosa que es obvio que voy a aplicarlo en mi centro universitario. A la jefa del Departamento no le pareció el protocolo de investigación, a este punto yo no quiero cambiar mi tema de investigación porque lo considero de vital importancia, porque creo que para cambiar o hacer algo por la sociedad debemos comenzar por nosotros mismos, y mas donde los trabajadores sociales están en formación, es ahí donde se forjan los valores(de aceptación, respeto, tolerancia)y como dice usted: De su sapiencia profesional, de su calidad humana, del afecto a sus alumnos y de su pasión por la docencia. Creo que aquí están las bases para la formación de trabajadores sociales comprometidos con su profesión y hacer las cosas bien para un bienestar común. Y mejorar el modelo educativo.

    Estoy segura que sería de mucha utilidad sus comentarios y recomendaciones de algunas bibliografías para llevar a cabo la investigación con mayor sustento teórico. Gracias por su atención…

    • Mirella, primero gracias por leer y comentar el blog entreeducadores. En segundo lugar, suele ocurrir que en un docente exista una especie de divorcio entre su capacidad didáctica y su capacidad empática con los alumnos. No será ni la primera ni la última experiencia negativa. Sin embargo, destaco en tí que lejos de dejarte abrumar quieras profundizar en lo que debe ser una buena relación docente- discente. Es un tema apasionante y fundamental. Me temo que la bibliografía específica no abunde. Quizá debas comenzar por revisar textos sobre teoría de la educación o filosofía educativa, los apartados relativos al docente y a los alumnos. Luego algo de Antropología Filosófica, los apartados de persona. El personalismo de Mounier; comunicación, en su aspecto formal, la importancia de los gestos corporales en la misma. Karl Rogers tiene dos tomos sobre las relaciones interpersonales. Lo esencial es comprender qué es una relación y mejor una relación como acto educativo.
      La experiencia que reportas es rica en conductas que deben llevarte a la reflexión: qué conductas evitar, por qué aparecen, cómo introducir mejoras, etc. También te puede ayudar que construyas una especie de cuestionario para que tus compañeros lo resuelvan, proponiendo conductas que deben formar parte o no de la relación profesor-alumno. Dicho instrumento tiene doble finalidad: a) te ayudará a conocer exactamente lo que los alumnos creen acerca de ser un buen profesor b) si las preguntas son eficaces se puede validar ese cuestionario y correrlo entre una muestra mayor en número…
      Estaré al pendiente de como evoluciona tu trabajo.
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  33. I just like the valuable info you supply for your articles.
    I’ll bookmark your weblog and test again right here regularly. I am slightly sure I will be told a lot of new stuff proper here! Good luck for the following!

  34. I have been browsing online more than 2 hours today, yet I never
    found any interesting article like yours. It’s pretty worth enough for me. In my opinion, if all site owners and bloggers made good content as you did, the internet will be a lot more useful than ever before.

  35. Pingback: La relación profesor-alumno en el aula « Prepa 9

  36. excelente articulo felicitaciones porque esta bastante completo. muy útil ademas. pero yo discrepo en que el profesor sin consultar sea el unico encargado de imponer las medidas disciplinarias correctivas en su aula (sanciones), pienso que debe consultar cuando no se trate de algo leve, puede hacerlo a la psicologa del nivel o a coordinacion en los casos de sanciones mas graves que requieran medidas disciplinarias como memorandums o suspensiones porque puede suceder que se equivoquen por falta de experiencia o por falta de criterio y despues el director tiene que afrontar el problema en las instancias correspondientes (si llegara a ser el caso) vemos que las denuncias están a la orden del día y eso se puede evitar si los profesores consultan… por otro lado pienso que hay un punto importantisimo que no se toca en esta lectura y es que el educador o profesor debe tener una vida personal saludable estar bien consigo mismo para poder dar lo mejor de si a sus alumnos, pues he visto el caso de una profesora muy buena pero que tenia problemas personales serios que no le permitian ejercer su labor de orientacion y tutoria como lo habia hecho en anos anteriores y este problemas mas otros de salud produjeron deterioro en su trabajo y en la relacion con sus alumnos. es cierto el dicho nadie puede dar lo que no tiene, es importante que los docentes esten bien consigo mismos y en las multiples facetas de sus vidas y roles para que puedan trabajar lo mejor posible por el bien de los chicos. muchas veces se dice que los problemas de casa se dejan en casa y que los problemas del trabajo se dejan en el trabajo pero en la realidad no siempre sucede así pues somos seres unicos integrados y no podemos desdoblarnos para que esto se lleve a cabo de esta manera. que podriamos hacer en ese caso? ayudar al profesor, pero hay problemas que a veces escapan de nuestras manos…. como podria orientar un profesor si no puede resolver sus propios problemas? sobre todo los de tipo psicológico que puedan surgir en su vida.!!

  37. Pingback: Cifras de EntreEducadores en el 2012

    • José Manuel, gracias por su comentario. Tendría que decir al respecto que esa relación es siempre docente. Todos los que trabajan en un centro educativo, desde su parcela, contribuyen decisivamente a la educación de los alumnos. Por tanto, la relación entre los mayores debe procurar extender la cultura o ideario entre todos los miembros de la comunidad educativa. Además, ¡qué importante es una buena relación complementaria con los padres de familia! ¡Cuánto bien hace a la escuela que el director sea el maestro de maestros! Todos los que trabajan en un colegio deben ir a lo mismo: formar personas. Así como un diamante se pule por acción de otro diamante, las personas se educan por acción de otras personas.
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  38. Hola: Mi consulta es sobre quièn es responsable si en una escuela el directivo nunca està y la docente de mayor puntaje ya no sabe que responder a los padres que buscan a la directora. Para colmo cuando la docente les dice que en ese momento el jeràrquico no se encuentra, una madre lo toma como maltrato aunque se lo haya dicho bien. La inspectora siempre se pone del lado de los padres.

    • Buen día.
      En una escuela cada quien tiene su zona de autonomía y por ello de responsabilidad. El director, representa para todos los efectos al centro educativo, lo que significa necesariamente que este presente en la escuela para atender a quien lo necesita. En su ausencia, la institución no tendría representación, el desgobierno que eso genera se expresa en malestar tanto de los docentes como de los padres de familia. Por su parte el docente tiene potestad y jurisdicción sobre los alumnos que el enseña, educa y forma, no le compete la representar al colegio, por tanto, salvo expresa delegación, lo suyo no es reemplazar ni justificar la ausencia del director, la misma que es responsabilidad absoluta del titular o promotor del centro.
      Cordialmente
      Edistio Camere

  39. Saludos señor Cámere, soy estudiante de la Universidad Pedagógica Nacional de Colombia y actualmente estoy redactando una reseña sobre su artículo, quisiera entre otras cosas pedirle el favor , si se pudiera, de hacerme saber cuáles son las obras utilizadas como fuente por usted de García Morente y las páginas exactas de las citas, sería muy importante para mí. Un saludo y agradecimiento basto por su labor.

  40. Saludos …. Estoy haciendo mi tesis de doctoral …se llama habilidades sociales del profesor universitario en el contexto de aprendizaje…. y su enfoque es linguistiico, incluyendo relaciones personales , pero estoy desorientada porque busco material y consigo solo definiciones…. que libro o revistas arbritadas podrias recomendarme que hablen del tema mas extenso o que me oriente para comenzar …. Le agradezco el pequeño minuto para leer mi comentario y disculpe el abuso….pero he observado que tiene buena disposicion para atendernos, con ese don que lo caracteriza..

    • Estimada Liliana
      Gracias por comunicarse conmigo. Para poder ayudarla con más precisión me faltan más datos o reflexiones de su tesis. si hablamos de relaciones personales,nos encontramos con: empatía, porte personal, autodominio, capacidad de escucha, coherencia, autoridad… En comunicación: emisor, medio, receptor, barreras de la comunicación, realidad y su interpretación, el docente comunica con su persona, gestos, miradas, ademanes…
      Me parece que tienes que limitar el objeto de la tesis.
      Cordialmente
      Edistio Camere

      • Efectivamente seria el segundo comentario va mas relacionado. Ya que seria uno de los objetivos : Determinar las habilidadesde sociales del docente universitario en el contexto del aprendizaje.

  41. hola estoy en proceso de hacer un trabajo sobre la relación entre docentes y alumnos pero lo q no encuentro son las causas y consecuencias de la falta de esta relación, me lo podrían explicar GRACIAS

    • Sharon
      Gracias por comunicarte con entreeducadores. La relación docente-discente se quiebra cuando: a) el docente no gobierna su clase; b) cuando no es coherente entre lo que dice y actúa; c) cuando no conoce ni domina la materia que imparte; d) cuando olvidando que lo suyo es educar y exigir se mimetiza – para complacer – con los modos de ser y actuar de los adolescentes.
      Cordialmente
      Edistio

  42. Hola, me gustaría saber que libros puedo consultar para ampliar este tema, ya que estoy realizando un trabajo para la facultad. Además me gustaría intercambiar algunas ideas sobre este tema, sería posible??

  43. Muy buena la información. Le agradezco ya que ah sido de gran utilidad durante mi formación como docente. Un cordial saludo.

  44. Buscando información para hacer un ensayo sobre la relación entre el docente y los alumnos como un diálogo, encontré su blog.
    Debo decir que en principio estoy de acuerdo en, digamos, las directrices que plantea para que el docente realice su labor en el aula. Ese término que maneja acerca de lograr un ambiente adecuado para que se dé el aprendizaje es un factor que considero muy importante para que los estudiantes logren sus objetivos en la materia en cuestión.
    Por otro lado, estoy de acuerdo también en esa autorregulación que los docentes deben tener respecto a sus emociones y no salirse de sus casillas cuando los alumnos rebasan alguna norma establecida de antemano.

    Si acaso, en lo único que no estoy de acuerdo es en eso que dice al principio respecto a que el estudiante o los estudiantes son ingratos por naturaleza.

    Entiendo que usted se apoye en lo general, o en diversos grupos que ha conocido con los años. Pero justamente el ensayo que estoy configurando quiere subrayar ese aspecto: qué tanto nuestra “experiencia” como docentes en ocasiones nos hace estar predispuestos a lo que encontraremos en el aula, y ser condescendientes, mostrarnos a veces con actitudes que rayan en la prepotencia, en cierta superioridad, y por más bienintencionados que seamos, podemos quedar como soberbios ante los estudiantes.

    Y no rechazo que a veces uno se esfuerce por hacer las cosas bien, y aunque no busque eso como objetivo central, uno espere cierta retribución y los jóvenes se van sin decir “gracias”. Sin embargo, creo que siendo los docentes tan humanos como los estudiantes, posiblemente hay tanta ingratitud en los primeros como en los segundos, y por lo tanto, no deberíamos ser tan definitivos al hablar de los jóvenes, y ser más precavidos cuando generalizamos.

    Agradezco que nos mueva a la reflexión acerca de la labor que desempeñamos.

    Saludos cordiales.

    Norman Edilberto Rivera Pazos
    (Profesor por accidente)

  45. muy interesante su articulo, como padre de familia que debo de hacer cuando veo que un profesor tiene marcado o estigmatizado a mi hijo por que presenta ciertas conductas comporta mentales debido a que presenta TDH, cuando quiere aportar algo no lo escucha o si lo escucha es con cierto desprecio, no mira sino las falencias que mi hijo presenta y no mira la de los demás alumnos y al único que le aplica el manual de convivencia es a mi hijo asi los otros hagan cosas peores que él. Le agradezco sus concejos.
    jaime salazar

  46. Hola, buenas. Interesante su artículo, tanto como las distintas intervenciones de todos aquellos que han consultado con su blog.

  47. MUY INTERESANTE SU APORTE. ME SERVIRÁ DE MUCHO. GRACIAS, soy docente, comporto mucho lo que describe este articulo.

    Solo me queda una duda: como se llama el libro

  48. Hola sabe me gustaría saber que pasa con aquellos alumnos que quiren a sus profesores, me ha pasado de que una muchacha te quiere como si fuera la madre, y como hacer con las personas tímidad, porque los profesores la agreden como hacer, bueno no se si decirle que la quiero darle mi numero, como se maneja est situación, esta chica tiene problemas y tiene pánico es dificil, me ayudan.

  49. Buenas noches,
    Quisiera de antemano agradecer por compartirnos sus experiencias, comentarios, respuestas, intereses e ideas frente a este tema. Soy estudiante de últimos semestres de psicología en la Universidad Santo Tomás Bogotá – Colombia. Desde hace varios años me he interesado por el área educativa y las dinámicas que se construyen dentro de las instituciones educativas, especialmente los colegios. Actualmente, estoy diseñando mi tesis en torno a las relaciones entre maestros y estudiantes, las cuales hemos identificado (con mi compañera) que, en algunas ocasiones, es encuentran mediadas por acciones agresivas o violentas, no sólo por nuestras observaciones, sino porque también así lo refieren algunos actores que hacen parte del colegio.
    Sin embargo, nos hemos estado cuestionando si, al acercarnos al contexto, los docentes se sentirán atacados, evaluados o etiquetados al nombrar “las relaciones mediadas por la violencia” que es establecen entro ellos y sus educandos.
    No sabemos, en estos momentos, cómo acercarnos al contexto de manera que no se sientan de esta manera, pues lo que pretendemos no es etiquetarlos, sino conocer si estas relaciones se están dando de esta manera y cómo podemos transformarlas a través de las herramientas con las que ellos mismos cuenta.
    ¿Qué nos aconsejas? Desde tu experiencia ¿consideras pertinente el tema? ¿cómo podríamos abordarlo?
    Agradezco mucho si me puedes colaborar, puesto que es un tema que me gusta mucho y más aún, de la forma como tú lo abordas.
    Muchas gracias.
    Cordialmente,
    Laura Méndez Lagos

  50. Pingback: A todos mis alumnos | #HablaProfe

  51. Soy maestra, desafortunadamente este ciclo escolar me he estado enfrentando a conductas por ciertos alumnos nada agradables, donde algunos les comentan a sus padres que los ostigo cuando no cumplen, que yo les exijo mucho en clase, que se la pasan trabajando todo el dia, con esto dicen que yo los agarro de su carrito, ultimamaente he detectado que cuando voy a empezar una clase y digo la materia, todos dicen noooooooooooooooo cualquiera que sea. cosa que no me habia pasado años atras. La verdad es que uno como docente debe tener mucho tacto y etica profesional para poder enfrentar esas situaciones y arreglarlas inmediatamente como dice la lectura. pero como hacer que tus alumnos inducidos y apoyados por los padres no tengan este tipo de actitud? que les desfavorece a ellos y a mi.

    • Estimada Isa
      Gracias por comunicarse este blog. Sin ánimo de ser exhaustivo ni parecer experto, me permito sugerirle lo siguiente:
      1) Dado que el problema que me refiere es bueno considerar las partes del mismo: a) usted como profesora y b) los alumnos.
      2) Con respecto a su labor, siempre viene bien revisar la didáctica que uno usa. Como estrategia conviene sorprender a los alumnos: comenzar la clase de modo distinto cada vez, de manera que no ‘sepan’ como comenzará. También conviene mirar la relación establecida con los alumnos: ¿cómo es mi relación con ellos? ¿En que la baso?
      3) Me parece que la exigencia cordial nunca debe perderse, no olvidemos que aprender exige esfuerzo.
      4) Cuando el grupo es ‘difícil’ conviene identificar a los alumnos que la favorecen. Al ser identificados, conversar personalmente con cada uno de ellos. También puede hacer una encuesta anónima sobre el curso, sobre sus compañeros, intereses …. Lo importante es que se gane la buena voluntad de los alumnos, sus padres por lo general hacen eco de lo que reclaman sus hijos, por lo tanto, más que preocuparse por lo que dicen es mejor ganarse a los alumnos.
      5) Los alumnos- por su edad- son más dados a lo fácil, por eso ni se inquiete. Apunte a presentarles cosas interesantes con respecto a la materia que enseña. Lo suyo es ser docente y como tal debe lucirse pero sobre la base de ejercer un buen gobierno de su aula. En este sentido, vale la pena recuperarlo con alegría, paciencia, firmeza y cordialidad. En la medida que lo consiga logrará todos sus propósitos educativos.
      Animo, perseverancia y mucho buen humor.
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  52. I just ought to tell you which you have written an exceptional and distinctive post that I really enjoyed reading. Im fascinated by how nicely you laid out your material and presented your views. Thank you. keeaeeabgdae

  53. Buenas tardes me gustó el artículo
    Tengo 22 años. Soy profesor de matemáticas y física de estudiantes cuyas edades oscilan entre 13 y 18 años. (El rango entre mi edad y ellos es cercano)
    Les comento mi experiencia…

    Reemplazo un profesor que era autoritario con ellos, ponía un ejercicio explicaba y se iba,
    Por mi parte, llegué estableciendo una bonita relación de confianza con mis estudiantes.
    Llego al aula y destino los primeros 5 minutos para indagar cómo han estado, qué hicieron en vacaciones. Los tengo agregados en facebook, y me intereso por saber qué sienten, que les gusta que les preocupa. Me comentan cosas personales, en pro de buscar un consejo (pero aca es donde toca definir los límites).
    Conclusión, todos muestran más interés por la asignatura, Cada rato cambio la metodología, porpongo películas, novelas matemáticas, e inauguré el día de las matemáticas, y realizo juegos en clase. Todo esto manteniendo relaciones de respeto con ello, y siento que ha funcionado. Por ejemplo, los sabados al final de cada clase los llevo a comer algo a una panadería con la debida autorización de los padres. Hablamos de otros temas, me comentan sus intereses sentimentales en busca de consejo, hablamos de video juegos, libros etc. lo cual ha funcionado, digo que unio puede ser amable con ellos y a la vez exigente. Lo mas lindo es que si no aprenden o reprueban son conscientes de ello, y no se confunde la relacion

    Pero, por otra parte, siento que mis compañeros no están de acuerdo con mi trabajo, sienten que les dí mucha confianza a los estudiantes, que me comporto con ellos diferente estando otro profesor al lado, que en clase no hago nada, que ellos abusan de mi confianza, que soy muy flexible con ellos. A veces me provoca “devolverme” y ser como ellos… Aghh consejo :(

  54. Buenas tardes me gustó el artículo
    Tengo 22 años. Soy profesor de matemáticas y física de estudiantes cuyas edades oscilan entre 13 y 18 años. (El rango entre mi edad y ellos es cercano)
    Les comento mi experiencia…

    Reemplazo un profesor que era autoritario con ellos, ponía un ejercicio explicaba y se iba,
    Por mi parte, llegué estableciendo una bonita relación de confianza con mis estudiantes.
    Llego al aula y destino los primeros 5 minutos para indagar cómo han estado, qué hicieron en vacaciones. Los tengo agregados en facebook, y me intereso por saber qué sienten, que les gusta que les preocupa. Me comentan cosas personales, en pro de buscar un consejo (pero aca es donde toca definir los límites).
    Conclusión, todos muestran más interés por la asignatura, Cada rato cambio la metodología, porpongo películas, novelas matemáticas, e inauguré el día de las matemáticas, y realizo juegos en clase. Todo esto manteniendo relaciones de respeto con ello, y siento que ha funcionado. Por ejemplo, los sabados al final de cada clase los llevo a comer algo a una panadería con la debida autorización de los padres. Hablamos de otros temas, me comentan sus intereses sentimentales en busca de consejo, hablamos de video juegos, libros etc. lo cual ha funcionado, digo que unio puede ser amable con ellos y a la vez exigente. Lo mas lindo es que si no aprenden o reprueban son conscientes de ello, y no se confunde la relacion

    Pero, por otra parte, siento que mis compañeros no están de acuerdo con mi trabajo, sienten que les dí mucha confianza a los estudiantes, que me comporto con ellos diferente estando otro profesor al lado, que en clase no hago nada, que ellos abusan de mi confianza, que soy muy flexible con ellos. A veces me provoca “devolverme” y ser como ellos… Aghh consejo :(

    • Estimado profesor. Perdone que recién pueda responder a su comentario. Entre su forma de trabajar y la de sus compañeros hay que optar por el termino medio. El estilo autoritario mina la iniciativa y la libertad; el estilo permisivo afecta la responsabilidad en tanto que no existe compromiso. El docente tiene que lograr un clima tal que todos sus alumnos reciban lo mismo y, en consecuencia, estén en capacidad de aprender. La clave para educarlos es fomentar el trato personal, uno a uno, conocerlos y exigirles de acuerdo a sus capacidades. Por la edad que tiene debe construir su talante docente, articular sus conocimientos y ganar experiencia. Luego podrá dedicarse a innovar en su modo de ser profesor. Por otro lado, trabaja usted en un centro educativo que tiene un estilo que debe incorporar y desde el poco a poco ir proponiendo nuevas rutas. Me gusta su interés por los alumnos, por el momento demuéstrelo en el aula y en el colegio, aproveche los recreos, los tiempos libres y conversando con cada uno, propóngale metas. Verá que en pocos años más, algunas prácticas que ahora usa las cambiará por otros nacidas de su experiencia y del conocimiento de cada estudiante. No se desaliente. Haga como la pantera que retrocede dos pasos para saltar tres. Animo que tiene mucha pasta de docente
      Cordialmente
      Edistio Cámere

  55. “La docencia como figura de la amistad” Conferencia del Filosofo docente, Dario Sztanjszrasjber. Contra argumenta muchas premisas elaboradas en presente trabajo. Interesante!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s