REPENSANDO LA EDUCACION PRIVADA

Edistio Cámere

1. Toda acción humana tiene un autor, es atribuible a una persona concreta con nombre y apellidos. En la medida en que es arrogada a un sujeto se le puede denominar: privada, personal, individual o particular; desde la óptica de la influencia, impacto o radio de acción no es privativa, es pública.

2. La educación llamada pública no es “gratuita”, su costo se paga indirecta y solidariamente a través de los impuestos; mientras que en la escuela privada los costes son asumidos por el padre de familia. Atendiendo a esa sola diferencia se corre el riesgo de etiquetar como social y humanitaria la una y exclusiva y elitista la otra. Cuando en verdad, el precio de la educación privada incluye el costo de la educación pública.

3. En una sociedad democrática, las opciones educativas deben ser variadas y diversas. La pluralidad de la oferta para que calce con la libertad de elección reclama que los colegios se distingan entre sí en mérito a su proyecto educativo, a su cultura y procedimientos que – conocidos con anticipación – permitan una acertada y justa elección. Un tipo único de escuelas no se condice con una sociedad plural y, en último extremo con las familias que cuentan con objetivos educativos diferentes.

4. La iniciativa privada en educación constituye el conjunto de actividades que se despliegan en orden al bien de la sociedad, nacen de las energías de personas y son sostenidas por personas. Lo suyo no es competir ni ser mejor que la pública. Su propósito es garantizar la vigencia de la pluralidad de ofertas educativas en de modo que exista libertad para fundar escuelas y decidir qué tipo de educación se desea para los hijos.

5. La educación pública tiene por objeto asegurar que nadie sea vea impedido, por razones de diversa índole, de recibir una buena educación; por tanto, el Estado no debe conformarse con facilitar la cobertura educativa, justamente porque sus usuarios no tienen alternativas para elegir, le corresponde – sobre todo – brindar un servicio educativo de alta calidad.

6. Un sistema democrático que hostiliza la iniciativa privada, imponiéndole el cumplimiento de trámites y procedimientos farragosos para su ejercicio, atenta contra los principios fundamentales, induce a la anomia social, entra en litigio con el sentido común y con la gramática de la realidad.

7. La libertad de enseñanza impide el pensamiento único digitado desde las esferas del poder de turno; a su vez permite que los padres de familia opten por la propuesta educativa que coincida con su filosofía u objetivos familiares.

8. En una escuela, el plexo de relaciones interpersonales predica que los docentes no solo se aplican al logro de metas objetivas y cuantificables. La escuela ofrece servicios difícilmente cuantificables, menos aún valorables. La educación es una tarea en que la ayuda es superior al servicio de enseñanza prestado. “Hay una neta diferencia conceptual entre servicio y ayuda en razón de su finalidad (…) En el servicio, el tomador es alguien que recibe el bien, y es por tanto un receptor pasivo. En cambio, en la ayuda, el destinatario es alguien reforzado en su propia acción, y dicho refuerzo es precisamente el bien que se ofrece; el ayudado es un agente activo” (Altarejos, F. 2003, 43)

9. A diferencia de la industria y del comercio, el quehacer educativo incluye “insumos intangibles” que operan al margen de las leyes del mercado. Son impagables, su valor no se puede tasar: el consolar a un alumno cuando está triste; alentarlo cuando arrecia el desánimo; corregirlo cuando yerra; orientarlo para mejor elegir; reconocer sus logros o simplemente escucharlo…

10. La neutralidad que caracteriza la relación entre un vendedor y un comprador cualquiera no se predica en la relación docente– discente. La dinámica de la convivencia, el trato personal, las manifestaciones propias de la edad de los alumnos, fecundan en la relación el afecto, la preocupación, y el cariño. Al componente afectivo -“insumo intangible”- no se le puede poner precio. Desde esta perspectiva, a la educación no se le puede entender exclusivamente con las claves del mercado.

 

LA EDUCACIÓN PRIVADA:RETOS

Ordinariamente, el ingreso de un nuevo gobierno genera inquietudes y expectativas entre los ciudadanos. Es comprensible. Se esperan reformas y cambios en los que existe el riesgo que de un modo u otro puedan afectarnos. En el caso peruano, el presidente electo querrá marcar distancias, en forma y fondo, con respecto al saliente. Sin embargo, no creo que los retos para el sector educativo privado procederán de la nueva administración. Más bien, pienso que sus desafíos se derivarán de la robustez que goza en materia de la demanda y de la calidad de sus servicios.

          ¿El Estado sería igual de incisivo y enfático en su regulación e injerencia si la escuela privada estuviera instalada en la medianía? Pienso que no. No se saca agua de un pozo seco por más que se cuente con los medios de última generación para obtenerla. Por eso, mantenerse y conservarse saludable – como sector – es una buena estrategia pero no es suficiente. Se tiene salud no para evitar perderla, sino como condición para la acción, para moverse en pos de objetivos que, sobre la base de ‘cómo se está’, orientar los esfuerzos para alcanzar ‘lo que se debería ser’. Lo que haga o deje de hacer la educación privada como sector, asumiendo su robustez, será decisivo no para el próximo sino para los posteriores lustros.

          El crecimiento económico alcanzado en nuestro país – hoy en día, pausado por variables coyunturales – ha traído consigo el incremento de una clase media que no se conforma con el beneficio que otorga la cobertura: matricular al hijo en un determinado colegio. Busca más y mejores servicios educativos prestados por una misma escuela.

         Ante la sostenida demanda ¿podrán aparecer competidores? El Estado con sus Colegios de Alto Rendimiento (COAR) ¿podrá constituirse en un importante contendiente? Ojalá y dichos colegios, se multipliquen para atender a un mayor número de jóvenes – de recursos medios – pero deseosos de una buena educación. ¿Los colegios sistematizados, en serie, con una persona jurídica como titular, serán los llamados a copar el mercado educativo, de manera que, mermen el número de postulantes de las escuelas no seriadas? A la fecha eso no ha ocurrido. Si bien son atractivos por su precio, infraestructura y tecnología no lo son tanto, en los servicios y actividades que configuran una educación integral.

          Lo que si dificulto es el ingreso de nuevos operadores al sector educativo privado, por lo menos en la cantidad necesaria para atender la demanda. La barrera más alta que se opone al ingreso de competidores no es propiamente la actividad educativa sino el lugar en donde ésta se lleva a cabo: el terreno. Su escasez y el precio por metro cuadrado, los costos de construcción y el equipamiento, a los que suman las disposiciones municipales (trámites, regulaciones…), las leyes de protección de la economía familiar y similares… hacen onerosa y compleja la creación de nuevos colegios.

         Con un Estado que impenitentemente opone la regulación y el intervencionismo a la libertad de enseñanza; con una demanda sostenida y sin el asomo de nuevos competidores en el horizonte ¿cómo debería aprovechar de esta coyuntura la educación privada como sector? ¿Seguir protegiéndose del Estado a costa de ir entregando sus peones, alfiles, torres…y, por último su reina? ¿Mirarse a sí misma – cada escuela – complacida de sus logros y enfilando baterías en pos de ser la mejor del sector? ¿Buscar fortalecer la identidad y los servicios de los centros educativos privados para – como sector – contribuir decisivamente a satisfacer las necesidades humanas, culturales y formativas la sociedad peruana?

          El sector educativo privado puede elegir entre: a) mantenerse en el statu quo. En este escenario, no solamente se enfatizarán las diferencias entre las escuelas, sino que además, la presión por obtener vacantes, al acentuarse, dará pie a medidas populistas promovidas por algún (os) padre (s) de la patria; O, b) trabajar con denuedo y sencillez para lograr una efectiva interdependencia y acuerdos estratégicos generales que conduzcan a establecer pisos de calidad que satisfagan – independientemente de los precios – a las necesidades educativas de los padres de familia. Desde esta perspectiva me aventuro a sugerir una suerte de agenda para el próximo lustro:

  1. Afirmar, argumentar y defender como sector el principio de la libertad de enseñanza consagrado en el Constitución del Perú (cfr. Artículo 13)
  2. Aunar esfuerzos para proponer la promulgación de un instrumento jurídico que se haga cargo, sin miramiento ni concesiones, de la realidad, dinámica y objetivo de la educación privada. Además, velar para que se incluya el respeto a la libertad de enseñanza y la creación de centros y lo que estos principios implican. El respeto a la autonomía considerando la diversidad de personas jurídicas, titulares de los centros. Definir un estatuto y funciones del director atendiendo a las nuevas corrientes del liderazgo educativo. Asimismo, definido lo que se entiende y espera de la educación básica regular, permitir a las escuelas una banda ancha de innovación educativa.
  3. Constituir una gran federación de asociaciones – sin menoscabo de la propia identidad- con fines gremiales y procurar su inclusión en la Confederación Nacional de instituciones empresariales privadas (CONFIEP) o configurar una exclusivamente para centros educativos.
  4. Diseñar y aplicar una campaña de comunicación mediática con miras a devolverle el señorío y estatus a la educación y al docente de cara a la sociedad. La elevación de la imagen podrá atraer a los jóvenes a estudiar pedagogía.
  5. Estudiar formas, modos, estrategias, políticas….conducentes a mejorar las remuneraciones de los docentes, respetando la realidad de cada escuela.
  6. Crear una gran ‘escuela’ de formación para docentes en ejercicio, con miras a actualizarlos a las necesidades y requerimientos de la sociedad actual.
  7. Constituir un fondo fiduciario con el aporte de los agremiados, de empresas y editoriales, destinado a promover: Publicaciones Realización de encuentros o congresos.
  8. Becas de estudio a jóvenes y docentes con trayectoria tanto a nivel nacional como internacional.
  9. Investigaciones
  10. Aulas vivas: que representan un modo de romper el aislamiento educativo, celebrando alianzas, foros, intercambios y pasantías entre los docentes y directivos de los mismos colegios privados del Perú.

        Finalmente, un reto permanente: Las escuelas aún son acendrados bastiones llamados a preservar los altos principios por los que se inmolaron no pocos prohombres de nuestra historia; a cultivar las tradiciones, costumbres y cultura peruanas permeadas por los valores occidental-cristianos; y, promover el respeto a la dignidad de la persona, la solidaridad y la convivencia pacífica entre los peruanos. Desde esta vertiente, cabría afirmar que el conjunto de escuelas configura una cultura filosófica-educativa que informa a un significativo número de padres, alumnos y docentes. Un gran reto sería globalizar esa cultura, de modo que, su influencia fecunde orgánicamente a la sociedad peruana. ([1])

[1] Edistio Cámere, Signo Educativo N° 211, año 2012