La familia como ámbito educativo y formativo

Por Edistio Cámere

Mafalda ve a sus padres serios y molestos; junto a ellos, con la mirada fija en el suelo y llorando, está Guille, su hermano menor. Intrigada pregunta: “¿Qué pasa?”. La mamá le responde: “¡Que tu hermano es un caprichoso!”. El papá concluye: “¡Eso pasa!”. Mafalda se dirige a su hermano y le dice: “¡Pero Guille, tenés que ser comprensivo, caramba!”. Hace un alto y señalando a sus padres, prosigue: “Pensá que esta buena gente antes de educarnos a nosotros no educo nunca a nadie. ¡Venimos a ser sus hijitos de las Indias! ¿Qué vamos a hacerle?”.

 pareja y bebéCon el advenimiento del primer hijo o hija la relación conyugal muda imperceptiblemente a lo paterno filial. El niño es el centro de los cuidados y atenciones; aquel, con su ‘estar’, imprime un vivaz y variado ritmo a la dinámica del hogar.  Con su modo de ser y de obrar va dando noticia de su filiación, pero también de su autonomía en germen. La luz del ser de los padres reverbera en los gestos y acciones del hijo, que a aquellos complace y deslumbra. De pronto, el niño se aparta de ese molde esperado: es señal de su singularidad, de su ser así y no de otro modo.

La ‘primera vez’ tiene lo suyo. Los papás no cuentan con una suerte de bitácora y menos con una ‘caja negra’ que atesora o registra respuestas o soluciones que vienen bien para toda ocasión o para aquel preciso momento. Ser padres, por tanto, es sencillamente un estreno, un debut que juntamente -o mejor precisamente- con el hijo, protagonista central, y de la mano con el sentido común, irá tejiendo la trama de su educación.

 A favor de la ‘primera vez’ habría que esgrimir que el amor suple la inexperiencia y que, aunque suene a paradoja, ayuda a acertar sobre todo en los momentos o trances más álgidos. Los errores o equivocaciones cuando parten de una recta intención de educar se tornan en aprendizaje. Los padres, gracias a la experiencia adquirida, se hacen más prudentes; el niño, por su parte, es confrontado con los claros y oscuros que hace de la vida un paisaje real y atractivo al mismo tiempo.

Sigue leyendo “La familia como ámbito educativo y formativo”